(+569) 8293 2200 | (+569) 9818 2334 (whatsapp) ventas@nutralfood.cl

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), en un estudio realizado en 2005, señaló que una mala alimentación laboral causa pérdidas de hasta 20% en la productividad. Por ende, es importante que las empresas garanticen horarios de alimentación y que hagan valer el artículo 30 del DS 594 que indica que: “ningún trabajador deberá consumir sus alimentos al mismo tiempo que ejecuta labores propias del trabajo”.

Por esto mismo, la alimentación en el trabajo debe considerar los factores de actividad laboral, de la edad y sexo de los trabajadores, para elaborar una dieta adecuada y que considere a las personas con problemas de salud (hipertensión, obesidad, diabetes). Lamentablemente, esto se hace difícil y depende de los recursos con que cuenta el servicio.

Para lograr una buena alimentación en el trabajo es necesario clasificar las distintas actividades laborales de acuerdo al esfuerzo físico que se requiere en su ejecución, de aquellas que son de tipo intelectual. En esto podemos considerar trabajos sedentarios de poca actividad física como, por ejemplo, el de oficinas, conductores de transporte; también hay trabajos de gran stress físico o psíquico, para los cuales las empresas deben considerar una dieta de mayor aporte calórico. Un ejemplo de esto último son los deportistas profesionales, trabajos en el campo, trabajos con horarios especiales, personas que trabajan en turnos, en hospitales, etc.

Por último, es importante considerar la actividad física -idealmente unas tres veces por semana por un tiempo no menor a una hora- y tener presente que la actividad laboral no es ejercicio físico para mantener la salud.

1
Hola ! Pincha enviar para conectar...
Powered by